Oh Snap!

Please turnoff your ad blocking mode for viewing your site content

Home / Técnicas Para Hablar en Público / Clases de Oratoria: Proyección de la Voz

Clases de Oratoria: Proyección de la Voz

¿Cómo Hablar en Público Teniendo el Control Sobre la Voz?

Cuando se busca hablar en público, sin lugar a dudas la voz es la herramienta o el canal principal para nuestra comunicación, alguna dirá: ¿Y los ademanes? ¿Y los gestos? A la verdad, estos son importantes y claro que sí ayudan en la presentación, pero imagina que a esos gestos y ademanes le quitamos la voz ¿Qué nos quedaría? Posiblemente una especie de obra de mimo.

Por ello la voz posee un papel muy relevante dentro de la oratoria y se debe procurar tener el mayor control sobre ella, aún más en las ocasiones donde no disponemos de un micrófono. Aquí te presento tres consejos con tal de conseguir un buen uso de tu voz, en otras palabras, una buena proyección de la misma.

UNO. No Mirar al Suelo: Este consejos es fácil de comprender y de seguir, pero si el hábito está arraigado a tus presentaciones, tendrás que trabajar ese punto.

Es común ver como algunos tienen esta costumbre cuando hablan ante los demás, buscan y obtienen sus ideas desde el piso, podrá aceptarse si acaso una o dos veces, pero si es muy habitual generará una mala impresión.

Por otro lado, dirigir nuestra mirada hacia arriba, ya sea a la izquierda o la derecha, es una forma al menos estéticamente mejor para “buscar” las ideas o palabras.

Cuando se tuerce el cuello hacia abajo, la voz tienden a disminuir, y además la proyección de la misma no es igual, las ondas sonoras son dirigidas hacia abajo y la idea es que estas viajen a lo largo de la sala.

DOS. Simple pero Efectiva Respiración: Para emitir nuestras palabras correctamente y que nuestra voz sea bien escuchada debemos tener el suficiente aire para hacerlo, sin aire no hay palabras, sin aire no hay voz, así de simple.

En ciertos momentos debido a los mismos nervios o miedos al hablar en público se nos olvida respirar, ya al final y por la misma falta de aire, estamos hablando con la pura garganta, la voz para ese entonces únicamente llega a las personas de la primera fila. Regla de Oro: Para poder hablar debemos tener aire, si no hay respiración no hay voz.

Por eso, cuando sientas que tu voz se comienza a apagar, haz una pausa en tu presentación para… respirar, así de sencillo pero al mismo tiempo muy radical, con esto tu voz retomará la fuerza perdida.

TRES. Relajar Nuestra Boca y Más: Hacer ligeros ejercicios antes de hablar es muy recomendable. Abrir nuestra boca, tal y como si se tratase de un bostezo, o mejor aún, un bostezo real.

Pronunciar palabras y sílabas no comunes, tla, tle, tli, tlo, tlu. Realizar la vibración que se produce cuando pronunciamos la “rr”. Carretera, Perro, Ferrocarril, “RRRR”, provocar intencionalmente esa vibración de la lengua que tanto les cuesta generar a las personas con otro idioma materno (inglés e idiomas orientales).

Para los labios, un resoplido como tratando de imitar a un caballo vendrá muy bien, esto es mejor que lo hagas a solas; a su vez no estará de más tomar algo de agua para relajar toda la garganta, pero a temperatura ambiente o al menos no muy fría.

Espero que estos consejos te ayuden en mucho y consigas así una mejor proyección de tu voz.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *