Oh Snap!

Please turnoff your ad blocking mode for viewing your site content

Home / Técnicas Para Hablar en Público / ¿Cómo Hablar en Público y No Morir en el Intento?

¿Cómo Hablar en Público y No Morir en el Intento?

¿Cómo Hablar en Público Correctamente Desde la Primera?

¿Alguna vez te has llegado a preguntar qué consejos o técnicas sencillas debes de implementar con tal de hablar en público y no fallar en el intento? Si es así, entonces de seguro este artículo te será de mucho beneficio.

Ahora bien, hablar en público bien desde la primera vez sí es posible, sin embargo dominar a plenitud la oratoria no es cuestión de días, esto es un proceso y lleva su tiempo, con cada oportunidad se gana más y más experiencia. Para iniciar de la mejor forma posible te muestro estas sencillas y prácticas técnicas de oratoria.

01. La Preparación: Como una vez se dijo: “Éxito es cuando la preparación y la ocasión se encuentran”. Cuando hablamos de la adecuada y correcta preparación, no es solo “repasar” tus notas, sino realizar ensayos totales de tu presentación, pero aún hay más, la preparación también encierra conocer donde harás tu presentación, con qué ambiente, que predisposición mental tienen las personas a las cuales te dirigirás.

Estos factores son muy importantes, por ejemplo: imaginemos que acabas de recibir nueva información, resulta que ahora tu exposición será la cuarta ya no la primera, es decir deberás tratar con un público el cual ya estará algo cansado debido a las tres primeras exposiciones, por lo tanto lo ideal sería cambiar la estrategia de tu presentación y hacerla ahora más dinámica, ¡eso es una buena preparación también!

02. La Primer “Movida”: Los primeros movimientos una vez iniciada nuestra presentación deben ser poderosos para captar su atención: estadísticas sorprendentes, preguntas en general hacia el público, anécdotas vividas, una especie de anuncio de prensa el cual atrape el interés de los demás, una cita de algún pensador o escritor y claro está, independientemente de cual estrategia uses, la misma siempre deberá estar relacionada a tu tema.

A modo de ilustrar: Si te asignan dar una charla respecto a la seguridad vial y como mejorarla en determinada área, sería incongruente dar a conocer estadísticas o datos respecto al medio ambiente por muy impactantes que sean estos.

03. Lenguaje Corporal, Ademanes: Bien puedes hacer uso de tus manos como una excelente herramienta de comunicación, cuando utilizamos nuestras manos además de nuestra voz para dar nuestro mensaje, este tiene un mayor impacto, la comprensión es mejor y más fácil, por lo tanto permite que tus manos se encuentren libres durante la exposición.

04. PowerPoint y Prezi No Deben Opacarte: Verdaderamente el uso de las diapositivas y en general de estas ayudas digitales como en el caso de Prezi, te pueden ayudar a presentar de manera más profesional y práctica tu materia, sin embargo el orador siempre serás tú.

No bases todo el éxito de tu presentación solo porque podrás hacer uso de estas herramientas, el elemento que debe cargar con el peso de la presentación eres tú mismo.

Leer de lleno todas las presentaciones y limitarse a mirar únicamente a la pantalla traerá una sensación de vacío a la exposición, muchas palabras pero sin “sustancia”. El uso de las diapositivas debe ser moderado, de apoyo extra, de ayuda complementaria.

05. No Pedir Disculpas: Este punto te podrá parecer algo orgulloso o prepotente, pero tiene una razón muy justificable, caer en el juego de las disculpas te va limitando como orador, te hace perder credibilidad.

Lo explico mejor: esto también lo vemos en áreas fuera de la oratoria, ¿Qué sucede con una persona la cual constantemente se encuentra pidiendo disculpas? Pide disculpas por haber pedido anteriormente disculpas en reiteradas ocasiones. Me imagino, que una persona así, nos daría a todos una impresión de inseguridad o de mucha timidez.

Eso mismo sucede en las presentaciones en público, en ciertos casos se pide disculpas por algo de lo cual ni el público se ha enterado, HASTA que el orador lo hace notorio pidiendo disculpas, aún por factores de poca importancia.

Un Ejemplo Práctico: Al exponente se le caen las notas al suelo. Un orador con poca experiencia, empieza a pedir disculpas profundizando “en su error”, esto lo hace ver simplemente como una persona insegura, como alguien torpe por haber dejado caer sus notas (aunque en realidad no lo es).

Pero por otro lado, tenemos a un orador el cual sabe que no debe pedir disculpas por algo así, se da cuenta que sus notas han caído, simplemente se le resbalaron de sus manos y con mucha naturalidad y tranquilidad las recoge y continua su exposición diciendo algo como: “Muy bien, como decía anteriormente” o cualquier otro acto o frase el cual refleje seguridad, cualquier otro acto o frase el cual indique que nada malo o caótico ha pasado.

Espero que estos consejos te sean de mucho provecho, recuerda: Los mejores frutos en la oratoria vienen con la práctica y con la experiencia.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *