Oh Snap!

Please turnoff your ad blocking mode for viewing your site content

Home / Superar Miedo a Hablar en Público / Curso de Oratoria: Vence el Miedo al Hablar en Público

Curso de Oratoria: Vence el Miedo al Hablar en Público

Técnica para Dominar el Miedo al Hablar en Público:
“Concéntrate En El Significado”

Para el día de hoy te presento la siguiente lección, en general trata de una excelente técnica para desarrollarte y convertirte en todo un orador. Algunas personas me han comentado como los nervios los invaden cuando se encuentran frente al público; con esta técnica podrás evitar en lo posible, ser presa de los nervios o del miedo al hablar en público.

Empecemos…

No te preocupes por cómo te ves o como te escuchas, o sobre si estás impresionando a tus oyentes, concéntrate y enfócate en lograr que la audiencia comprenda tu mensaje.

Para decirlo de otra forma, introduce tu mente en el hecho de asegurarte de que tus oyentes están captando tus ideas y argumentos.

Presta cuidado a su comunicación no verbal. Si aparentan estar confundidos, explica o detalla el concepto de nuevo o añade otra ilustración o ejemplo. Un expositor el cual se centra en el público rápidamente se olvida de estar atemorizado o nervioso. Si piensas: “Estoy hablando en público y todos me miran” los nervios se desatarán prácticamente sin control, por ello enfócate en dar el mensaje, concéntrate en tu tema, en lo que dices y en lo que trata propiamente la exposición.

ciervo-frente-faros-oratoria

El Ciervo Frente A Los Faros

Constantemente cuando a las personas se les solicita realizar una lista de las cinco cosas de las cuales tienen un mayor miedo en la vida, el resultado se vuelve muy interesante. Tal vez podrías pensar que la muerte sería el miedo número uno en esa lista, pero no es así.

Sorprendentemente, el principal suceso el cual aterra a la mayoría de las persona es hablar en público. A raíz de esto, una vez un comediante popular dijo: “Esto significa que las personas preferirían ser el hombre en el ataúd en un funeral, que el tipo el cual está dando el discurso fúnebre.”

Si alguna vez has estado en alguna reunión escuchando a un orador, por lo general puedes saber si está aterrado. Se parará allí y verás esa apariencia de “ciervo frente a los faros”. Tú conoces esa apariencia.

Es un miedo extremo, pánico y terror tan profundo en el cual la persona se queda congelada en su lugar incapaz de hablar o de moverse. Y si alguna vez has sido tú la persona en frente de un grupo mostrando esa expresión, bien sabes lo terrible que puede ser esa sensación frente a un grupo de personas.

Hay que Encontrar la Solución…

Si sabes que hablar en público va a ser parte de tu trabajo o parte de alguna otra tarea regular, definitivamente se debe encontrar una manera de neutralizar ese miedo y ser capaz de relajarte delante de una multitud cuando hables.

¿Cuántas veces te has sentado y escuchado a un orador relajado, divertido, brillante y capaz incluso de manejar preguntas sin dificultad alguna? Es fácil admirar a este tipo de oradores y creer que él o ella tienen habilidades mágicas los cuales tú nunca tendrás. Pero ellos no tienen magia. Ese orador/a simplemente ha aprendido algunas técnicas para neutralizar esos miedos y así él o ella pueden parecer relajados. No es un talento nato, es una habilidad la cual puede aprenderse.

Claro está, mucha de la capacidad requerida para mirar a un mar de rostros que quieren escuchar lo que tienes decir, proviene de la experiencia. La experiencia te enseña cosas que tú mismo como parte de la audiencia has vivido, por ejemplo una de esas cosas, es que el público no sabe qué esperar. Si te quiebras por qué te sientes aterrado frente a la gente, es porque piensas que ellos saben sobre lo que vas a hablar.

Pero para entender lo que la gente espera cuando te miran en el podio, sólo recuerda la última vez que ti mismo escuchaste a alguien hablar. Tú no tenías una idea predefinida de lo que se iba a decir, y probablemente no tenías ningún esquema o marco de referencia sobre lo que el orador iba a decir./p>

La Realidad es Otra…

Esto significa que incluso si tú no realizas tu presentación a la perfección, ¡ellos nunca lo sabrán! Mientras tú no los dejes saber que estás nervioso, ellos no sabrán si lo hiciste mal. Si se te olvida todo un segmento de tu presentación, tus oyentes nunca sabrán que se te olvidó. La gente pensará que tu discurso fue muy correcto y probablemente todos opinen positivamente respecto a tu exposición.

Sólo recuerda que sus expectativas sobre ti son –sin ofender– bastante bajas y la mayoría de las veces, las personas las cuales te escuchan te desean el éxito. Cuando logres relajarte, podrás realmente divertirte al hablar en público en vez de desear ser el hombre en el ataúd.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

14 Comments

  1. LOS FELICITO Y AGRADEZCO POR DARNOS UNA HERRAMIENTA UTIL PARA LOS QUE HABLAMOS EN PUBLICO POR FAVOR ESTOY ESPERANDO MAS INFORMACIO ACERCA DE USTEDES.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *