Oh Snap!

Please turnoff your ad blocking mode for viewing your site content

Home / Superar Miedo a Hablar en Público / El Dominio de las Emociones: Vencer El Miedo al Hablar en Público

El Dominio de las Emociones: Vencer El Miedo al Hablar en Público

¿Cómo Dominar el Miedo al Hablar en Público?

Se podría decir, que todos como seres humanos, o al menos la mayoría, en algún momento de nuestras vidas hemos experimentado el miedo a hablar en público. El origen de esto pudiera ser el temor a quedar en ridículo frente a las personas, posibilidad la cual es totalmente entendible.

Los síntomas más comunes experimentados al estar frente a un número no determinado de personas, van desde la sudoración en las manos, temblores en el cuerpo, agitación cardiaca, músculos tensos, rubor facial y en algunos casos hasta vértigos o molestias gastrointestinales, todo esto producido por la falta de control sobre las emociones al hablar en público.

En algunos casos, una vez superado dicho reto la ansiedad y el miedo al hablar en público desaparecen debido a la práctica continua, pero en otros casos, es difícil superar esa primera vez, dificultando de esta manera futuros compromisos frente a una audiencia.

El miedo a hablar en público puede incluso afectar otros aspectos de la vida cotidiana, tal es al caso de la ansiedad generalizada (TAG). El hecho de desconocer las herramientas necesarias para superar ese miedo a la oratoria, puede hacer que éste aumente cada vez más.

Si bien es cierto que, por instinto, todas las personas sienten la necesidad de comunicarse a través de palabras, gestos o actitudes, el acto de hablar en sí, no es mecánico. Lograr ser comprendido, y a su vez comprender a los demás, implica una serie de factores como por ejemplo dominar la claridad expresiva.

Dominando la Emociones.

Resulta importante entender primero que para lograr convertirte en un buen orador, deberás aprender a tener dominio sobre tus emociones.
El miedo escénico es una forma más de timidez social. Surge como consecuencia de poseer y sobre todo de cultivar pensamientos que limitan la actuación de la persona frente a un grupo de semejantes. Puede ser considerado una reacción o mecanismo de defensa natural ante la incertidumbre de algo nuevo, de algo pocas veces practicado.

Dicho lo anterior, es claro pensar que la práctica y la constante repetición influyen mucho en el control de la ansiedad al hablar en público. El cerebro humano es muy interesante: ante un evento nuevo y poco conocido nuestro cerebro nos alerta de ello bajo una sensación de mucha expectativa, si este nuevo suceso conlleva alguna especie de peligro o de riesgo, esa expectativa vendrá acompaña con alguna clase de temor.

Sin embargo una vez transcurrido el evento pueden ocurrir dos cosas: si se sufrió una mala experiencia el cerebro confirmará y afianzará aún más ese temor. De otra manera, si fue una sensación agradable el cerebro almacenará tal evento como algo positivo, por ello aquí debe entenderse como el temor al hablar en público es algo subjetivo, no es algo objetivo.

En realidad la práctica de hablar en público no representa un peligro real a nuestra vida, todo depende en buena parte de las experiencias vividas.

Ahora bien, llegando a este punto la pregunta de rigor es: ¿Las malas experiencias en la oratoria han afectado mi autoestima de tal forma que ahora me resulta más difícil hablar en público?

Si y No. Las experiencias vividas ciertamente pueden tener una gran influencia en tu presente actuar, sin embargo, estas no han afecto tu autoestima, sino tu esperanza. En otras palabras: No tienes la esperanza de hacerlo bien en la siguiente ocasión porque anteriormente lo hiciste mal. Es tu esperanza en relación al futuro lo que se ve afectada.

¿Y La Autoestima?

¿Por qué tu autoestima no se ve afectada? Si tienes una renuencia a volver a hacer una presentación en público, es porque no deseas volver a pasar por un mal episodio, es decir no quieres verte mal ante los demás, y por lo tanto te cuidas a ti mismo, te sigues auto-valorando, la autoestima sigue vigente.

Si realmente no te importará tu propia persona, no tendrías ningún problema con el hecho de sufrir cualquier tipo de desgracia frente a los demás. Pero no es así, te sigues dando mucha importancia a ti mismo ¿Pruebas de ello? Te auto-proteges para no sufrir vergüenzas, ¿Por qué auto-proteges, si se supone que no tienes autoestima, si se supone que tú no te auto- estimas?

Por lo tanto, lo siguiente a conocer es ¿Cómo aumentar la esperanza y al mismo tiempo conseguir controlar la sensación de miedo al exponer?

Todas aquellas personas sometidas de alguna manera u otra a cierta disciplina física, llevan a cabo repetitivos entrenamientos, es decir practican tantas veces algún movimiento o cierto paso, que su cerebro realiza esa acción en modo automático; de igual manera así sucede con la oratoria y con tu presentación.

Aunque lo he mencionado ya en otros momentos: Realiza desde ahora tu presentación como si se tratase de la exposición real. Se generoso contigo mismo y practica varias veces. Lo interesante es esto: Cada vez que prácticas y que finalizas tu presentación completamente, tu cerebro almacena y procesa dicho evento como algo beneficioso, esto aunque no se trate de la presentación real, ¿recuerdas lo mencionado hace poco, en relación a las buenas y a las malas experiencias en la oratoria? Hay que acumular buenas experiencias y con ello aumentar la esperanza. Las prácticas y el ensayo es la estrategia ideal para conseguirlo.

Pero… Aunque sean solo ensayos y no exposiciones reales, ¿mi cerebro siempre se alimenta de ello como si fueran eventos exitosos? Sí, así es; ahí está el truco.

Te lo ilustro mejor: Imagina que eres un atleta el cual recorre X cantidad kilómetros en X cantidad de tiempo, a continuación te preparas para una competición y por ende entrenas fuerte para ello; debido a la práctica observas como vas mejorando tu tiempo, como cada vez se te hace más fácil recorrer esos mismos kilómetros; miras el cronómetro y consigues un menor tiempo; ahora pregunto:

¿Acaso no es cierto que con ello te sentirías más ESPERANZADO respecto a la carrera?

Así sucede con la oratoria, cuando terminas tu ensayo, 1 tu esperanza aumenta y 2 tu cerebro entiende que sí es posible hacer la presentación.

Muy bien, espero este tópico te sea de mucha ayuda, gracias por tu tiempo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

10 Comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *