Home / Superar Miedo a Hablar en Público / Esta Es La Razón del Miedo a Hablar en Público

Esta Es La Razón del Miedo a Hablar en Público

Lo Que Realmente Es El “Miedo al Hablar en Público”

Como bien lo hemos podido ver en otros artículos, el miedo al hablar en público es uno de los mayores y más comunes temores que puede sentir una persona en la actualidad, y la pregunta es ¿Por qué es así? ¿Por qué este miedo, según las estadísticas, supera aún el miedo a la muerte? Estoy seguro y está comprobado: Hablar en público no conlleva la posibilidad de fallecer, aunque en ciertos momentos pudiera sentirse así; de hecho tú mismo lo sabes y eres consciente de ello.

La razón es la siguiente, todo temor, renuencia o miedo de hablar en público posee un denominador en común, y no es precisamente miedo de hablar ente los demás en sí el problema, es el miedo ante la posibilidad de hacer el ridículo frente a las demás personas, ahí es donde se encuentra la fuente del temor.

Y esto nos lleva al siguiente punto o etapa, la cual es conocer ¿Por qué el hecho de hablar en público se relacionado con el factor de pasar un episodio de ridiculez? Se supone que has estudiado tu materia y con ello en buena teoría no deberás fracasar ni pasar por ninguna vergüenza, sin embargo podemos pensar en las siguientes posibles causas:

  • No recordar el material en el momento justo de la presentación, bloqueo mental y en algunas ocasiones, hasta bloqueo físico.
  • El hecho de recibir una pregunta por parte del público y de la cual no tengas una respuesta certera.
  • Dar información errónea respecto a tu tema. No tener esa certeza respecto al contenido el cual te encuentras exponiendo.

A esta pequeña lista, bien puedes tú agregarle tu razón del miedo al hablar en público, sin embargo estas son las más comunes.

Lo interesante de estas razones, es que si te has preparado de la manera correcta y has ensayado tu presentación las posibilidades de obtener una mala presentación son realmente pocas, y como una vez un compañero me dijo: “No te lo tomes tan apecho”.

Si algo sale mal el mundo no acabará, y es justamente cuando se llega a esa realidad cuando la oratoria no parece ser tan temible.

Nuestra limitación como seres humanos es ineludible, en cierto momento podemos olvidar algún detalle de nuestra presentación, pero eso no debe traducirse automáticamente como un fracaso total.

Si comienzas a sentir como los nervios suben y por ende el bloqueo mental, mejor haz una pausa, respirar profundo, mira a todos con tranquilidad y con esto, te será mucho más fácil regresar a un estado idóneo para hablar en público; es casi seguro que el público no notará el olvido de información.

Ahora bien, en estos momentos tú podrías estar pensando algo como: “Pero los grandes oradores nunca se equivocan” Claro que sí se equivocan, solo que tú como espectador y como parte del público no te das cuenta de ello.

Por otro lado, si realmente te hace falta preparación y estudio en tu materia, en tales casos sí será más probable tener como resultado algún episodio un tanto vergonzoso; lo recomendable es siempre “tomar cartas en el asunto” apenas te enteras que deberás hablar en público.

Si en tu caso, hablar en público es la norma habitual, entonces la capacitación constante y rutinaria deberá convertirse en tu compañía diaria, de hecho con el pasar del tiempo verás como la oratoria es cada vez más fácil de dominar hasta el punto de disfrutarla.

Por lo tanto, no te encasilles en el sentimiento del miedo; centra tus energías en una correcta preparación. No puedo terminar este artículo sin detallar algo muy importante:

Cometer un Error al Hablar en Público
No Significa Precisamente pasar una Vergüenza

Medita en ello y verás que al final de cuentas, en términos exclusivos de la oratoria, algunas veces pasar vergüenza antes que ser una acción, es una actitud.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *