Oh Snap!

Please turnoff your ad blocking mode for viewing your site content

Home / Motivaciones y Reflexiones: Hablar en Público / Para Hablar en Público: Las Metáforas

Para Hablar en Público: Las Metáforas

Las Metáforas: Arma de Dos Filos

Las metáforas en las presentaciones ciertamente pueden ser una gran herramienta para dar a entender de manera más clarificada nuestro tema o contenido, sin embargo a su vez estas son definitivamente un arma de dos filos. Mirando el artículo de Gonzalo, me encuentro con un claro ejemplo de cómo las metáforas nos pueden terminar encerrando en nuestro propio argumento:

Azafata (dirigiéndose al famoso boxeador Muhammad Ali):
“Señor, ¿le importaría abrocharse el cinturón?”
Ali: “¡Soy superman! ¡Superman no necesita cinturón!”
Azafata: “¡Superman no necesita avión!”

Muy ingenioso, el mismo boxeador por su palabra quedo atrapado bajo su propio argumento, si alguna vez te ha sucedido esto en alguna presentación, habrás experimentado como resulta difícil salir de tales aprietos y de hecho pareciera imposible, no queda más que aceptar la falla en el uso de las palabras.

Veamos Otro Ejemplo:

Un amigo del escritor Eduardo Galeano estaba impartiendo una conferencia en una universidad norteamericana, cuando terminada la exposición, un alumno le preguntó qué era la utopía. El amigo de Galeano lo explicó con una metáfora:

“La utopía es como el horizonte, uno se acerca diez metros y él se aleja diez metros; avanzamos otros cien metros y él se aleja otros cien metros; volvemos a caminar mil metros y el horizonte siempre está a la misma distancia…”.

Uno de los alumnos, con el sentido pragmático que caracteriza a los norteamericanos, le dijo:

“Pero, entonces, la utopía no sirve para nada”.

Y el amigo de Galeano cerró la metáfora:

“¿Cómo no? Sirve para caminar”.

La idea con estos dos ejemplos no es pensar en abandonar el uso de las metáforas, sino más bien tener cuidado de cómo y en qué punto usarlas. Bien administradas pueden despertar el interés en el público y hasta llegar a calar emocionalmente en el mismo, eso dependerá de la metáfora aplicada.

Esto no solamente va dirigido al uso de las metáforas, sino también a toda aquella comparación que se realice, bien puede llamarse, ilustración, ejemplo o meramente una comparación.

Por lo tanto, piensa bien tus metáforas y ejemplos cuando debas hablar en público; utilizadas a tu favor serán un gran peso de valor a tu presentación. Articulo de Gonzalo: El Arte de Presentar.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *