Oh Snap!

Please turnoff your ad blocking mode for viewing your site content

Home / Técnicas Para Hablar en Público / Técnicas de Oratoria: Todo Depende de tu Objetivo

Técnicas de Oratoria: Todo Depende de tu Objetivo

Al Hablar en Público Apunta y No Pierdas de Vista Tu Objetivo

Como ya se ha dicho, la idea de hablar ante un público, busca en la mayoría de casos alcanzar al menos uno de estos tres objetivos: Informar, Persuadir o influir (inspirar), o bien Entretener.

Basado en esto, un buen orador debe aplicar ciertas técnicas las cuales lo conduzcan al dominio de esta práctica. No obstante cada técnica se puede ajustar a las circunstancias o condiciones según el momento al hablar en público. De cada quien dependerá el correcto uso de las diferentes técnicas de oratoria que existen.

Igualmente, el “interpretar” el papel de orador con credibilidad es una forma convincente de que el mensaje sea recibido, en este caso, ¿Cómo hacerlo llegar? es la interrogante que debe plantearse a la hora de captar y mantener la atención de una audiencia.

Una idea la cual este carente de pensamiento no germinará en la mente de las personas. Un orador puede ser juzgado no sólo por lo que dice sino también por la forma como lo dice, por ello, sea cual sea la técnica favorita la cual se emplee para hablar en público, resulta importante nunca olvidar que hablar correctamente requiere de una planificación previa; en otras palabras: tener establecido con anterioridad el objetivo del discurso a presentar, de esta manera se conseguirá una mayor compresión al público.

La Practica:

Una vez que se tiene claro todo lo anterior, es de importancia destacar que parte del éxito ante un público oyente, radica en practicar y practicar lo que se va a decir. Este ejercicio, vital en el orador, tiene la particularidad de que puede realizarse de múltiples formas: frente a un espejo (algunas veces), grabándolo en un dispositivo electrónico, frente a los amigos cercanos, que a su vez sirvan de críticos y correctores del discurso. En todo ello debe tenerse en cuenta otro elemento importante: la voz.

Se debe cuidar la entonación, modular y dirigir bien la voz. Debe tener un tono de voz claro y relajado, con un volumen adecuado el cual no sea bajo pero que a su vez no se grite, de ser así podría atemorizar al público.

Así mismo, el ritmo en la velocidad del discurso es de cuidado ya que este no debe ser pausado ni muy rápido, por ello el orador deberá practicar constantemente a fin de lograr el equilibrio adecuado; por último entre más correctamente se pronuncien las palabras, estas serán mejor entendidas por la audiencia, para esto es de vital importancia cuidar la entonación y la correcta modulación de las mismas, evitando también siempre las pausas prolongadas (no deseadas), tartamudeos, vacilaciones y alargamiento de las palabras.

Hablar en público no es fácil en primera instancia, sin embargo se deberá ser constante en esta labor. En resumen, se requiere en primer lugar definir los objetivos a alcanzar y tratar de ser, en la medida de lo posible, consecuente con ello. Además de esto, se requiere ser claro, conciso, organizado y entender al público que se desea convencer o conmover.

Toda técnica a utilizar dependerá del método oratorio que se asuma: informativo si lo que se expone es novedoso para la audiencia y por lo tanto debe ser explicado de manera precisa y clara, así el público obtiene una información que le será de utilidad.

Ahora, si el objetivo del orador es convencer al público para la adquisición de un producto o servicio, el método persuasivo le proporcionará más satisfacciones, mientras que el método de entretenimiento está enfocado en divertir y relajar a un tipo de audiencia.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *