Terapia Básica Para Controlar la Tartamudez V

Variando los Comportamientos No Verbales

En las pasadas lecciones hemos estado viendo casos de cómo modificar los comportamientos automáticos a la hora de tartamudear, como modificar y tener control sobre el hablar, sin embargo hoy veremos algo más respecto a este tema. Es un poco diferente ya que esta relacionado a las acciones de tartamudez, pero no verbales.

Cada tartamudez bien puede ser diferente una de otra, en algunos casos se dan ciertos comportamientos de la tartamudez los cueles pueden demostrar ser aún más difíciles de variar que las reacciones de posposición y evitación, ¿Cómo cuales? Podemos citar los súbitos cierres de ojos, posiciones anormales de la boca, sacudidas de mandíbula, anormalidades respiratorias. Estas reacciones en algunos casos de tartamudeo pueden ser respuestas íntimamente fijadas al sentimiento del bloqueo o las repeticiones de sílabas.

Son mecanismos usados para sincronizar el momento de intento de habla o para salirse de temblores, fijaciones u oscilaciones. A menudo, a pesar de los intentos que haga una persona tartamuda de cambiarlos, estas antiguas reacciones suelen prevalecer un poco más de tiempo, se ha visto como en algunos casos estas reacciones vuelven más tarde en la forma compulsiva que caracteriza el desorden.

Algunos tartamudos, después de estas recaídas, lo dejaban temporalmente; otros han recogido sus egos heridos y vuelven a la batalla. ¿Por qué te decimos esto? Porque esperamos que tu seas de los que vuelven a la batalla y deseamos que esto no te tome por sorpresa, todo lo contrario, estar anticipado a ello te hará conocer que tales acciones son parte del proceso: “En guerra visada, no muere soldado”.

Para esta etapa se necesita de una decisión aún más firme y de mucho apoyo por quienes te rodean.

No es Aleatorio, Es una Secuencia Definida

Como ya lo hemos visto en pasadas lecciones, muchos de los “síntomas” tartamudos están encadenados unos a otros en secuencias definidas. Los componentes de un momento de tartamudez no están colocados de manera aleatoria. En lugar de ello, normalmente es evidente un estereotipo o una secuencia definida. Para debilitar el encadenamiento de estas reacciones, si es que las tienes, debes alterar esas secuencias, revisar su orden, omitir una de ellas, o insertar un comportamiento nuevo.

Por ejemplo, en uno de nuestros casos, un tartamudo que mostraba consistentemente un patrón secuencial de tres componentes 01 cenar sus ojos rígidamente. 02 apretar sus labios. 03 sacudir su cabeza hacia atrás al intentar la palabra, por lo tanto se estableció que ahora empezaría el intento de habla con la sacudida de cabeza, después el apriete de labios y después el cierre de ojos, o bien omitiendo el cierre de ojos e insertando una corta exhalación entre el primero y el segundo de estos componentes. Haciendo esto, la secuencia estereotipada fue corrompida y debilitada.

tartamudeo-secuencia

En otros casos aquellos tartamudos que antes habitualmente cerraban los ojos rígidamente cuando estaban en las fauces de la tartamudez fueron capaces de abrir un ojo y después el otro. Los jadeos inhalatorios fueron interrumpidos o lentificados con exhalaciones. Otros más en sus antiguas sacudidas de mandíbula, estas fueron convertidas en mascado de chicle, o hechas en cámara lenta por así decirlo. Los tartamudos que atacaban las palabras que empiezan por vocal cerrando fuertemente los labios aprendieron a abrirlos de manera diferente o a cerrarlos todavía más fuertemente.

El efecto malla de toda esta alteración manipulativa ha sido impresionante. Pareciera imposible que un tartamudo pasara por todas estas experiencias sin perder su sentimiento de impotencia y ganar algo de confianza en el hecho de controlar lo que en un principio parecía incontrolable, y ahora te corresponde a ti vivir esa realidad que hemos visto en otras personas, por eso mismo te presentamos y mostramos sus casos, aún hay más y te lo detallamos a continuación:

Los Resultados:

A estas alturas, nuestros casos buscaban con ahínco oportunidades de hablar en situaciones de estrés de manera que pudieran conseguir la tartamudez que necesitan para alterarla.

Lo que es más significativo, cuanto más “cazaban” palabras y situaciones, menos miedo tenían y menos tartamudez experimentaban. El sentimiento de compulsión en la tartamudez retrocedió, y también la vergüenza y el bochorno.

Los tartamudos dejaron de sentirse controlados por el desorden. A medida que luchaban contra su tartamudez y manipulan su forma y sustancia, comenzaron a creer que serían capaces de dominarla. Le pusieron “el cascabel al gato”. Los tartamudos incrementaron su repertorio de respuestas a los mecanismos de regulación.

De esta manera comenzaron a vigilar su pronunciación; pudieron compararla con modelos distintos de los patrones anormales que siempre habían conocido. En un sentido metafórico, se les ha enseñado como empezar a “cazar” la tartamudez; interesante ¿no?

Y ahora que tú conoces los resultados es momento de que los alcances, de igual manera como empezaste a modificar tus patrones en el habla como tal, es hora de pasar a los elementos no verbales.

¿Cómo hacer esto también? Tal y como lo vimos los inicios son simples pero radicales para tu liberación del tartamudeo, comienza por grabarte ahora en video si es que tienes la posibilidad de hacerlo, si no cuentas con un dispositivo para grabarte, hazlo frente a un espejo. Sin embargo independientemente de cual método uses, la regla y el principio que debe mandar es que debes estar atento a analizar tu proceder cuando llega un eventual tartamudeo.

Muy bien, sabemos que la lección es mucho aprendizaje pero recuerda que esto es solo una introducción básica. Si deseas conocer los otros apartados recomiendo mirar el siguiente listado:

Terapia Básica Para Controlar la Tartamudez – Índice

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *