Terapia Básica Para Controlar la Tartamudez VIII

Terapia Básica Para Controlar la Tartamudez VIII
Califica Esta Publicación

Clarificando el Modelo Motórico

Algunos alumnos se han estado preguntando ¿Qué significa la palabra motórica y qué papel juega dentro del tartamudeo? Muy bien, vamos a tratar de explicar cómo funciona esto, y algunos ejercicios básicos en contra del tartamudeo.

Para ser capaces de cambiar nuestro comportamiento tartamudo debemos tener claro el modelo motórico de la pronunciación estándar.

Recalcamos la palabra motórico porque aunque una persona con tartamudeo ya sepa muy bien cómo suena una palabra dicha normalmente, solo tiene una vaga idea de cómo se produce. Es cierto, ni el científico investigador del habla puede describir cada fino detalle de la secuencia motórica del habla, pero las características generales de la pronunciación sí son fácilmente reconocibles. Con tartamudez o sin ella, sabemos cuando una palabra esta bien dicha.

Flujo de aire, fonación, posturas y movimientos articulatorios necesarios están incluidos en esas características. Aunque no seamos capaces de describir en palabras los requerimientos de cada uno de los anteriores ingredientes para producir un sonido, sílaba o palabra, podemos fácilmente demostrar que sabemos cuales son, y esto también incluye a cualquier persona con tartamudeo, sin embargo lo que sucede es que cuando el miedo te posee o cuando te encuentras a ti mismo parado u oscilando, la mayoría de tu atención esta enfocada en la reacción del oyente o en los sonidos y silencios anormales que tú mismo estás produciendo.

boca-movimiento-tartamudez

Evidentemente bajo estas condiciones se tiene muy poco conocimiento de lo que realmente estas llevando a cabo a nivel motor, es decir, de lo que realmente estas haciendo. Cuando hablas con una persona, no tienes un espejo al frente, estas hablando con la persona y lo que haces queda en muy buena parte fuera de tu control, pero sobre todo de reconocimiento propio.

“Tu escaneo para corrección de errores
es visual y auditivo, no propioceptivo”

De hecho, ninguna persona con tartamudez desea realmente atender a la anormalidad de los movimientos de su boca.

Pero un momento… ¿Qué significa Propioceptivo? Entendamos propioceptivo como el sentido que nos informa de la posición, orientación y rotación del cuerpo en el espacio, y de la posición y los movimientos de los distintos miembros del cuerpo. Cuando se habla con una persona este sentido queda en buena parte ignorado, entonces: “Nos restringimos a lo que oímos y vemos, no a lo que hacemos propiamente”.

Dicho de otra manera, tu atención está por detrás de tu cara contorsionada, no por delante, y por tanto puede ser que estés ignorando lo que tiene lugar motóricamente en tu cara aunque no puedas escapar de lo que oyes, o de lo que ves reflejado en los ojos de tu oyente. Por eso es tan difícil para una persona tartamuda variar apropiadamente su comportamiento.

De alguna manera debemos ayudarte a reconocer lo que haces motóricamente y comparar esa salida motórica con la consigna estándar de pronunciación normal, solo después de esto serás capaz de buscar y cambiar la salida de tal manera que el error se minimice.

Tu atención debe pasar a estar fijada, no en lo que oyes o ves, sino en lo que haces. Necesitas ser capacitado para clasificar, comparar, buscar y poder reconocer cuando estas haciendo lo que no debería de hacerse y cuando te acercas al objetivo.

Y el ejercicio para ello ya lo tenemos para ti. Ya lo hemos probado con nuestros ex-alumnos.

Monitoreo Propioceptivo: Masking

el-discurso-del-rey-marking-tartamudez

Una manera de cómo se hizo esto fue con el enmascaramiento auditivo para evitar que el tartamudo no pudiera oírse a sí mismo; este ejercicio se realizó con el propósito de que dedicará más atención a la información propioceptiva generada por su propia habla.

¿Por qué? Funciona así, la dificultad básica de una persona tartamuda reside en su sistema de procesamiento auditivo. Siempre que se pudo minimizar el papel de la auto-escucha y se maximizó el papel de “retroalimentación” propioceptivo en el monitoreo automático del habla, también se pudo observar una mejoría en el habla del tartamudeo.

Pero un momento, de seguro estarás pensando que esto se parece a lo visto en la película “El discurso del rey” y no te equivocas, efectivamente así es. La técnica ahí expuesta no es sacada de la ficción y ahora te la mostramos de una manera más detallada.

En nuestros casos hemos diseñado y empleado varios tipos de dispositivos generadores de ruido de enmascaramiento con filtros paso bajo y paso alto, siendo estos últimos lo que dan mejor resultado.

Hemos podido hacer grabaciones de ese sonido y conectarlos con auriculares a la intensidad deseada. También hemos usado cócteles de sonidos, risas de varios hablantes y una mezcla incoherentes de frases gritadas acerca de la tartamudez.

Construimos dispositivos de manera que nuestro tartamudo llevando unos cascos o implantes auriculares, pudiera proporcionarse a sí mismo el ruido de enmascaramiento en situaciones extra-clínicas en el momento en que esperara tartamudear o lo hiciera realmente; y ahora ¿Qué crees? Queremos que también lo hagas tú. Comienza primero por hacerlo a solas, ahora es muy fácil obtener un dispositivo con auriculares, y tal como en la película comienza ya sea a leer o simplemente a hablar. Hazlo durante unos 20 minutos cada día, especialmente con música a un volumen en el cual no te puedas escuchar a ti mismo y tras una semana es muy probable que tengas más percepción de tu habla.

La idea es que no puedas escucharte a ti mismo del todo, volverte sordo momentáneamente, si lo consigues estas llevando el ejercicio de manera adecuada.
Ahora bien, hemos usado masking disparando el ruido con la actuación de la voz en un micrófono de garganta pero hemos descubierto que esto no funciona en el caso de bloqueos o temblores silenciosos.

Aunque el masking decrementa la frecuencia y severidad del tartamudeo en la mayoría de los casos, y como tal es altamente motivante, no estamos tan interesados en la ganancia de fluidez, sino en el aumento del control de la realimentación propioceptiva, y esto es necesario advertirlo.

Por Lo Tanto Ya Lo Sabes:

Este ejercicio, no se trata de ganar fluidez, tampoco se verte hablando y mucho menos de oírte hablando; se trata de sentirte hablando. Usamos esto para que puedas aprender a detener tu auto-escucha y por lo tanto tu auto-monitorización por medio de la propiocepción.

Para mirar todas las demás lecciones de esta serie “Terapia Básica para Controlar la Tartamudez”, da click al siguiente enlace:

Terapia Básica Para Controlar la Tartamudez – Índice


Deja un comentario

Pin It on Pinterest